914321291 / 914324597

Blog

Class aptent taciti sociosqu ad litora

Abogados americanos de leyenda

  • 28 Octubre, 2016
  • ygabogados ygabogados
  • Comentarios desactivados en Abogados americanos de leyenda

Redacción YG ABOGADOS (MADRID)

No es fácil para un admirador del sistema americano de justicia elegir unos pocos abogados que ejemplifiquen las virtudes del mismo. No me refiero desde luego a los abogados de las películas, que muchos de nosotros recordaremos con cariño y admiración, como pueden ser Atticus Finch (Gregory Peck) en Matar a un ruiseñor, Paul Biegler (James Stewart) de Anatomía de un asesinato, Jan Schlichtmann (John Travolta) de Acción civil, y otros muchos. Me refiero a los auténticos abogados, los que llevan casos de verdad, enfrentándose al todopoderoso ministerio fiscal americano.

Toda elección tiene algo de arbitrario, algo de sesgado y algo de irracional. Como no podía ser de otra manera, esta también lo tiene y, por supuesto, los motivos de mi elección son en parte objetivos y en parte subjetivos. La parte objetiva es que todos los abogados que aquí aparecen son superlativos, pues, en su momento, todos ellos han sido considerados los mejores. La parte subjetiva es que, la elección entre el elenco de abogados superlativos es una cuestión de gustos personales, de las lecturas sobre los casos que llevaron, su forma de enfocar los asuntos y, por qué no, su sentido del humor.

 

 

joseph-jamail2Joe Jamail

Este abogado tejano es principalmente conocido por haber llevado el pleito del siglo: PENZOIL v. TEXACO, en la que su cliente PENZOIL demandó a TEXACO por intromisión ilegítima en las negociaciones de compra que aquélla mantenía con la Getty Oil Company.

Jamail en lugar de enfocar la demanda como una simple cuestión mercantil entre empresas, lo hizo como si se tratase de una demanda de responsabilidad por daños, poniendo el acento en las tácticas ilícitas que utilizó TEXACO para hacerse con la Getty Oil Company. Como resultado, en 1985, el jurado condenó a TEXACO al pago de 10.300 millones de dólares. Como dijo el propio Jamail “There are more pompous, arrogant, self-centered mediocre people running corporate America. Their judgments and misjudgments have made me rich”. Por otro lado, su forma de llevar los interrogatorios fue absolutamente genial, especialmente en el interrogatorio de Marty Lipton, que preguntado sobre si había un acuerdo, dijo que no, porque era necesario que los abogados lo validasen, a lo que Jamail preguntó: “‘Are you  saying that two people cannot  agree unless they hire a bunch of lawyers to tell them they’ve agreed?”, este se defendió diciendo que “I’m not saying that at all, Mr. Jamail, I’m :saying that two people who are contemplating an agreement with respect to a ten-billion-dollar transaction would be awfully foolish to do it on the basis of an outline and the absence of an expert’s advice”, inquiriendo nuevamente Jamail “Mr. Lipton, are you saying that you have some distinction beween just us ordinary people making contracts with each other, and wether or not it’s ten-billion-dólar deal? Is there a different standard in your mind?”, a lo que el arrogante ejecutivo contestó “Yes, indeed”. Según los propios jurados esa declaración fue decisiva para fallar a favor de PENZOIL.

 

 

richardracehorsehaynes-cuadroRichard “Racehorse” Haynes

 

También tejano, es un abogado especializado en lo que él denomina el “Smith&Wesson divorce, someone pulls the trigger and the marriage is out”, ha defendido a más de una docena de mujeres que “se vieron obligadas a matar al marido, debido a los maltratos”.

Es una leyenda viva, y en una ocasión en que se le preguntó si había ganado todos sus casos, contestó que “I won all but two of those cases. And I would have won them if my clients hadn’t kept reloading their gun and firing”. En los años 70 Richard “Racehorse” Haynes obligaba a sus clientes a dar las gracias a jueces y jurados al finalizar los juicios. Pero cambió dicho hábito como consecuencia de dos casos: En el primero, un jurado de Texas consideró no culpable de todos los cargos a su cliente, y cuando Haynes dijo al tribunal que su cliente tenía algo que decir, este se levantó y dijo “Ladies and gentlemen, I want to thank each and every one of you. And I promise you that I will never, ever do it again”. Unas semanas después, otro cliente de Haynes fue absuelto, y de nuevo, el defendido dio las gracias al juez y al jurado, sólo para ser interrumpido por el juez, que le dijo: “Don’t thank me, you little turd. You and I both know you’re guilty.”.

Por último, no está de más seguir uno de sus consejos: “Read the classics one hour every day, drunk or sober. Reading the classics gives one a feeling of confidence. It familiarizes one with the vagaries of life. It shows one that there are really no new plots”.

 

max-steuer-sombreroMax Steuer

 

Era un excepcional abogado de principios del siglo XX, que, aunque ya era muy conocido y estaba muy bien considerado, se hizo famoso por el conocido Triangle Shirtwaist Fire Trial, en el cual se juzgó a los propietarios de una fábrica de camisas en Nueva York, como consecuencia de un incendió en el que murieron cientos de personas. El testigo clave de la fiscalía era una joven que según afirmaba había encontrado cerrada la puerta. Steuer en su turno de interrogatorio le hizo repetir la historia varias veces, desde varios puntos del relato distintos, repitiendo la testigo la misma casi palabra por palabra, ello convenció al jurado de que mentía y que se trataba de una historia fabricada y aprendida de memoria. Max Steuer sobresalía en los interrogatorios de testigos adversos (cross-examination) y en su confianza en su capacidad. Se cuenta que, en un ocasión, aceptó un caso que debía celebrarse al día siguiente, y que previamente había rechazado, porque en una fiesta a la que fue esa noche se enteró de que un abogado rival también lo había rechazado porque lo consideraba un caso imposible. A la mañana siguiente apareció en el Juzgado, llevó la defensa y consiguió la absolución. Si alguien quiere saber realmente como se hace un interrogatorio, no tiene más remedio que leer el libro Max Steuer. Trial Lawyer, escrito por su hijo Aaron, que recoge varios de sus casos más importantes y, sobre todo, sus interrogatorios que todo abogado que quiera realmente aprender cómo se emplea esta técnica debe conocer.

 

percyforemanbigPercy Foreman

 

Si a algún abogado se le puede considerar el Rey de los Tribunales, ese es Percy Foreman. Llevó más de 1.500 casos de pena de muerte, de los cuales sólo 52 acabaron en condena y sólo uno en la silla eléctrica.

Tenía un talento excepcional para enfocar los casos, decía: “You should never allow the defendant to be tried. Try someone else—the husband, the lover, the police or, if the case has social implications, society generally. But never the defendant”. Tenía también muy claro que sus excepcionales servicios debían ser bien retribuidos, y una vez dijo “I don’t represent wealthy clients, if they aren’t poor when they come to me, they are when they leave”. Así como un cáustico sentido de la justicia, ya que tras un juicio en el que defendía a un cliente acusado de asesinato, y cuya absolución consiguió, un colega le preguntó: “Percy, ¿Cuánto le has cobrado a ese tipo?” Sin pestañear dijo “Doscientos cincuenta mil dólares”. Sorprendido, otro abogado, le espetó “Pero Percy, ¿Cómo puedes cobrar tal cantidad por un solo asunto?” A lo que Percy contestó “Alguien tiene que hacer pagar a ese h… de p…”. Tenía también un gran sentido del humor, ya que una vez dijo: “I’m often asked why there is such a great variation among sentences imposed by Texas judges. I can only quote the Texas judge who was asked why a killer sometimes doesn’t even get indicted and a cattle thief can get ten years. The judge answered: “A lot of fellows ought to be shot, but we don’t have any cows that need stealing”. No puede haber nada más cierto.

 

 

edwardbenettwilliams12251Edward Bennett Williams

 

Su amigo Arty Buchwald dijo de él que “he has made a career of defending the scorned, the degraded, the oppressed … no matter how rich and powerful they are”. Fue el fundador de “the most powerful firm in the world”: WILLIAMS & CONNOLLY. No obstante, ya antes de eso se le consideraba uno de los mejores abogados del país y se hizo famoso por varios casos muy sonados. En uno de ellos defendió al famoso jefe de la mafia Jimmy Hoffa, al que había imputado nada menos de Robert Kennedy, entonces Fiscal General del estado en cruzada personal contra el crimen organizado. Se cuenta, que este afirmó que si Hoffa era absuelto se tiraría del Capitolio. Cuando Williams consiguió la absolución de Hoffa, envió a Robert Kennedy un paracaídas a su oficina. Es difícil transmitir las excepcionales dotes de Williams en juicio sin haber leído las transcripciones de sus juicios, sus interrogatorios y estrategias. Pero creo que el comentario que hizo Julian “Clippled Julius” Silverman a Robert Martin (dos mafiosos). tras escuchar el alegato de Williams ante el Tribunal de Apelación del Distrito de Columbia, “Hey, Bob, maybe we weren’t guilty after all”; causa envidia y admiración.

 

darrow-scientificamerican-monkeytrialClarence Darrow

 

Si hay algún abogado al que se puede considerar un mito en el Derecho americano, es, sin duda alguna, Clarence Darrow. Es cierto que no llevó tantos pleitos como Percy Foreman, y no se hizo tan rico como Williams o Jamail. Pero si hay algún modelo de abogado que todos los abogados quieren llegar a ser cuando son jóvenes, ese es Clarence Darrow. Siempre asumió la defensa de los débiles y desposeídos. Siempre se esforzó al máximo y ninguno de sus clientes fue condenado a muerte. Es muy famoso por el juicio de Leopold y Loeb. Dos jóvenes que asesinaron a un compañero de universidad por pura diversión (Hitchcock incluso hizo una película: La soga), en el que aceptó la culpabilidad y luchó por evitar la pena de muerte, en la vista sobre la sentencia, lo que finalmente consiguió. Defendió a un profesor que había sido condenado por enseñar la teoría de Darwin en la escuela. El famoso Monkey Trial, del que incluso se hizo una película que protagonizó Spencer Tracy (Inherit in the Wind, Stanley Kramer). Hay muchas citas de Darrow, a mi me gusta esta: “Lost causes are the only one’s worth fighting for.”

Tags: